Visualización, el Sueño Mágico

Visualizar es emprender un “viaje mental”, es imaginar una situación, “ver” -aunque estemos con los ojos cerrados- una “película” que nos gustaría que pasara en la vida real, conquistando el objeto material o la situación que deseemos, primero a nivel mental para después hacerlo a nivel físico.

Marcelo Tarde
Marcelo Tarde
17 de febrero · 563 palabras.
 * “La sabiduría suprema es tener sueños bastante grandes para no perderlos de vista mientras se persiguen” (William Faulkner)

Visualizar es emprender un “viaje mental”, es imaginar una situación, “ver” -aunque estemos con los ojos cerrados- una “película” que nos gustaría que pasara en la vida real. ¿Cómo? Fijando imágenes en nuestra mente, “conquistando” el objeto material o la situación que deseemos, repitiendo esta acción una y otra vez, siempre con convicción y certeza de que será posible.
Es soñar despiertos, con intensidad, logrando un estado paralelo entre estar dormidos y soñando pero, simultáneamente, estando conscientes de lo que hacemos, permaneciendo conectados a la realidad. Visualizar es uno de los grandes secretos que celosamente guardan las personas prósperas, los famosos y los que tienen vidas realmente exitosas, aunque no quieran reconocerlo.

Paracelso y los grandes atletas

Los expertos en visualización sostienen que cuanto más vívidas sean las escenas, mejores serán los resultados. Es decir, cuanto mejor se puedan describir las situaciones, con detalles visuales, auditivos y también sensaciones, mejores serán los efectos.
Se dice que ya alrededor del año 1500, Paracelso, ese enigmático filósofo, mago y alquimista suizo usaba, entre otras, técnicas de visualización para curar enfermedades. Lograba que sus pacientes imaginaran que realmente se sentían mejor, cosechando resultados altamente efectivos, en tiempos donde la medicina evidentemente no tenía los adelantos de la época actual. “La naturaleza es el gran médico y el hombre posee a éste en sí mismo” alegaba.
Hoy, muchos deportistas usan la técnica de la visualización para obtener mejores dividendos en sus competencias. Los saltadores con garrocha se imaginan que lo que deben sortear en realidad es un gigantesco muro. Esa idea produce en sus mentes la sensación de que estén “obligados” a saltar más alto para no estrellarse contra ese “muro”. Es decir que primero logran el éxito en la mente subconsciente, para después tener éxito en la realidad misma.
Si usted es estudiante y quiere visualizarse ya recibido, imagine que rinde todos sus exámenes con brillantes calificaciones, que sus profesores lo felicitan, que sus compañeros le admiran y se asombran. Incluso, también tome posesión mental del momento en que le estén entregando el diploma, los aplausos que recibe y todas las emociones que sentiría en un momento tan especial.

¡Sí funciona!

Hágalo, sin escatimar en detalles -por insignificantes que parezcan-, creyéndolo, como si fuera una telenovela donde usted es el protagonista principal. Si ha sido capaz de visualizar una meta, entonces también podrá lograrla.
Conviene aclarar que en todos los casos, usted debe reforzar la visualización con sus actos diarios. No pretenda curarse de cualquier enfermedad desobedeciendo a su médico, obtener un título sin jamás estudiar, ni ser el mejor garrochista sin acudir a los entrenamientos, ¿está claro?
Además, debe visualizarse para el triunfo, no para la derrota, que es lo que muchos -inconscientemente- hacen, aunque no lo sepan. Tenga presente que, en ambos casos, para bien o para mal, la visualización ¡vaya que sí funciona!

Marcelo Tarde Benítez
Periodista. Escritor. Conferencista Motivador. Consultor Internacional.

Artículo extractado de su libro "Cómo Vivir en el Planeta de la Confusión". Visita nuestra página web, escríbenos, y con gusto te contestaremos. Si te gustó este artículo, puedes reproducirlo, siempre y cuando sea fielmente y mencionando nuestra fuente, o sea nombre y web. Estamos a tus órdenes, que tengas un gran día!

www.marcelotarde.com

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →