Marx Return. Muy Bien!!, Pero Quiero Ser Explotado

En la época de vacas gordas, algunos, caímos en el simulacro de un discurso interesado del management moderno, que considera el factor humano de la empresa como uno de los activos de mayor valor. (Capital humano). ¿Buena fe?, o nos creímos que, como el excedente se repartía más generosamente, ICP + 1 o 1,5 cada año, en la subida de los sueldo

Albert Perez Novell
Albert Perez Novell
15 de mayo · 972 palabras.
 En la época de vacas gordas, algunos, caímos en el simulacro de un discurso interesado del management moderno, que considera el factor humano de la empresa como uno de los activos de mayor valor. (Capital humano).

¬ŅBuena fe?, o nos cre√≠mos que, como el excedente se repart√≠a m√°s generosamente, ICP + 1 o 1,5 cada a√Īo, en la subida de los sueldos, hab√≠amos encontrado el camino f√°cil hacia un cierto equilibrio en el reparto. ¬ŅOlvidamos el ADN del sistema?.


El reparto del poder del que algunos habl√°bamos y teoriz√°bamos, e incluso contribuimos a su implantaci√≥n, se evidencia como una ficci√≥n, lo √ļnico que importa es el reparto del excedente.

Defend√≠amos conceptos como empoderamiento, ceder poder a cambio de compromiso, es decir, la ficticia participaci√≥n en el poder del empleado. Dec√≠amos: los empleados deben encontrar formas de usar su conocimiento y habilidades para que sucedan cosas buenas, y a√Īad√≠amos que el temor a la p√©rdida de poder por parte de la gerencia es la mayor barrera al empowerment de los empleados.

Pero que empoderamiento, ni qu√© narices, en los tiempos Neodikensianos a los que nos vemos abocados, no caben frivolidades de este tama√Īo. Como vamos a pedir a los empleados tama√Īo dislate. Se acab√≥ el chollo del discurso democr√°tico en las organizaciones.

Los progres, tendr√°n que volver a ejercer de progres, como antes, no de reformistas neoprogres-ejecutivizados.

La crisis est√° poniendo las cosas en su sitio y este capital humano se nos presenta como lo que en realidad ha sido siempre ‚Äúuna mercanc√≠a‚ÄĚ. (Marx return). Una mercanc√≠a hoy excedente, que no encuentra mercado que la compre transform√°ndola en empleo. Tan escaso es el empleo, que quiz√°s sorprender√≠a a Marx alguna reacci√≥n en la linea del titular, prefiero ser explotado a vivir en la indigencia.

La evidencia: el lamentable espect√°culo de la desregularizaci√≥n del mercado del trabajo que est√° introduciendo el gobierno de Espa√Īa, que s√≥lo obedece a los intereses espurios del empresariado m√°s cutre y con menor proyecci√≥n internacional de Europa.

Como, seg√ļn dicen, no podemos devaluar el euro, devaluamos el pa√≠s. Lo que se traduce, fundamentalmente, en una devaluaci√≥n de las rentas del trabajo, entre otras cosas, como servicios sociales, cultura, etc‚Ķ. As√≠ el pa√≠s y sus empresas se vuelven m√°s competitivos, porque los empresarios compran una mercanc√≠a m√°s barata (mano de obra), para as√≠ obtener mejores plusval√≠as o mantener a las que est√°n acostumbrados.

¬ŅDonde est√° la apuesta del empresariado espa√Īol por marcar la diferencia competitiva?:
Ofreciendo un producto o servicio con alto valor a√Īadido, que puedan resistir los embates de la competencia a trav√©s de fuertes barreras desarrolladas a partir de la generaci√≥n de ventajas competitivas y la innovaci√≥n.
Ni hablar!!, aquí la mejora de la competitividad sólo se ha basado en el abaratamiento de la mercancía mano de obra y del despido para recambiar mercancía cara por barata, no en la innovación.
Lo demuestra el hecho, de que no s√≥lo no se ha creado empleo, sino que lo ha destruido a una velocidad de v√©rtigo. ¬ŅPorqu√©? Pues muy sencillo: porque las empresas pueden ahora desprenderse m√°s f√°cilmente de la mercanc√≠a humana cara (os acord√°is la de convenios anteriores, si, con antig√ľedad y estas cosas tan molestas) y comprar o alquilar otra m√°s barata, con sueldos de hace 20 a√Īos.

Esta destrucci√≥n de empleo hace que el ejercito industrial de reserva de mano de obra ([email protected] [email protected], Marx dixit)), retroalimente esta espiral a la baja del valor de cambio de esta mercanc√≠a. Os acord√°is cuando nos quej√°bamos de los sueldos mileuristas, hoy parece que lo hemos olvidado; los mileuristas, milagros del neoliberalismo, se han convertido en los afortunados.

Ahora aparece Europa con el contrato √ļnico que apunta a m√°s y peor de lo mismo. Faltan detalles, pero bajo la apariencia de romper con la dualidad espa√Īola entre contratos fijos y temporales se presenta un √ļnico modelo, aparentemente fijo, pero con renuncias que nos retrotraen al sistema imperante antes de la 1¬™ guerra mundial.

Directamente emprenderemos un viaje en el t√ļnel del tiempo que, en cuanto a prestaciones sociales, nos llevar√° al siglo XIX.

Contrato fijo, y barato, pero despido sin indemnización, sin causa objetiva, y sin límite, no hará falta ya poner coto a los ERE, ahora se podrá despedir colectivamente sin indemnización, ni costes para la empresa, ni la SS.

En paralelo se nos vende un New Deal europeo para combatir el paro juvenil, junto, seg√ļn noticia de hoy, a una amenaza de tutela f√©rrea por parte de Bruselas de la econom√≠a espa√Īola, lo que hace presagiar los peores augurios de m√°s intervenci√≥n.

Pero, no seamos pesimistas, quizás vienen a poner coto a la chapuza del gobierno y cambian el desaguisado del rescate a Bankia, Como la canción de los Panchos "Lo dudo, lo dudo ,lo dudo. Premonitoria, por cierto: "hallarás mil aventuras, sin amor, pero al final de todas solo tendrás dolor."

¬ŅHabr√°n entendido bien lo que supuso el New Deal de Franklin D. Roosevelt?, mucho me temo que no. Comienzan por destinar, a tan loable fin, una partida de 6.000 millones de euros, cifra irrisoria, frente a la magnitud del problema. Seg√ļn palabras de un portavoz de la CE lo que se est√° haciendo es ‚Äúreinventar la rueda cada pocos meses‚ÄĚ. Lo que demuestra que, o no se sabe c√≥mo atajar el problema, posible, o no se quiere, tambi√©n posible.

No sé, si Marx vuelve, pero quizás ahora lo que le diríamos es, que no nos salve de la explotación, sino, por favor Sr. Marx deje que alguien me explote, no pido nada más.
Albert Pérez Novell

 

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →