👁 Está leyendo nuestra sección de Pérdida de Peso (Salud y Medicina). Los artículos en nuestro sitio no dispensan asesoramiento médico, legal o financiero. La información presentada aquí es para fines educativos o de entretenimiento solamente. El lector es responsable de sus propias acciones en caso de utilizar cualquier información contenida en este sitio.

El Compañero Ideal para Nuestra Rutina de Ejercicios

¿Existe un compañero ideal para nuestra rutina de ejercicios? Estoy seguro que en general sale a caminar o trotar y nunca se ha cuestionado si su compañero de entrenamiento pueda o no estar perjudicando sus progresos. Para la mayoría de las personas esto no es un problema o no debería ser un problema si toma el ejercicio físico como un momento de esparcimi

Marcelo Rodriguez
Marcelo Rodriguez
18 de julio · 791 palabras.
¿Existe un compañero ideal para nuestra rutina de ejercicios? Estoy seguro que en general sale a caminar o trotar y nunca se ha cuestionado si su compañero de entrenamiento pueda o no estar perjudicando sus progresos. Para la mayoría de las personas esto no es un problema o no debería ser un problema si toma el ejercicio físico como un momento de esparcimiento, recreo o tiempo de ocio, un tiempo en el que solamente busca pasar un momento agradable y hablar sobre el trabajo, las relaciones de familia etc. Pero qué pasa cuando buscamos obtener algún resultado de entrenamiento, cuando queremos por ejemplo bajar de peso o que simplemente hemos realizado ejercicio durante toda la vida y ya tenemos cierto nivel de rendimiento. Aquí sí es necesario hilar más fino porque en este caso el compañero de entrenamiento juega un papel un poco mas importante, ya no solo oficiará de “apoyo sentimental” sino que también puede indirectamente ayudarla/o a que logre o no los objetivos que se ha propuesto y voy a explicar porque digo esto.
Cuando queremos comenzar un plan de ejercicios se nos plantean algunas interrogantes de quien va a ser la persona con la que compartiremos la sesión de ejercicio durante algún tiempo. Buscamos a esta persona por cercanía o por confianza y nos disponemos a comenzar juntos este nuevo desafío. Muchas veces fluye sin problemas, existe buen entendimiento y se han comprometido con el proceso y todo está bien. Algunas veces uno de los dos es más constante que el otro y aquí empiezan los problemas relacionados con que uno toma el tema con mayor seriedad que el otro, uno comienza a “fallarle” a la otra persona y ya existen algunos desacuerdos que empiezan a entorpecer el normal desenvolvimiento de la rutina. Pero si bien este puede ser un problema existen otros relacionados con lo estrictamente funcional y que afecta el logro de los objetivos que en definitiva es a lo que me quería referir en este artículo. Qué pasa cuando uno camina o trota más rápido que el otro, que ocurre cuando uno se detiene cada cien metros y el otro necesita seguir trotando porque simplemente su cuerpo se lo pide? Es que todos tenemos ritmos diferentes y niveles de entrenamiento distintos y algunos son más tolerantes al esfuerzo que otros, es decir pueden soportar más tiempo de trabajo sin agotarse. El hecho de que uno deba detenerse porque el otro lo hizo desde el punto de vista de objetivos planteados no puede ocurrir porque como he hablado en otro momento el entrenamiento debe ser individualizado, debe estar acorde a cada persona para que pueda lograr lo que sale a buscar de lo contrario (y hablando específicamente para aquellos que se han propuesto un objetivo y quieren lograrlo) simplemente salen a “recrearse” con su compañero de entrenamiento. Como decía esto puede no ser un problema si lo que quiere es solamente distraerse pero cuando tiene en mente lograr determinado objetivo tener muy claro cuánto tiempo va a ejercitarse, a que intensidad o cuantos días a la semana deberá fijar la sesión pasa a ser crucial para el éxito de nuestro entrenamiento. Esto sucede mucho en los gimnasios en donde concurre gente que lo hace para distraerse luego del trabajo por ejemplo y es muy respetable así como también aquella que su objetivo es aumentar de masa muscular y lo tiene sin cuidado si conoce personas en el proceso o no, y que también es muy respetable, está aquel o aquella que toma el ejercicio como forma de vida y aquel o aquella que lo hace simplemente porque entiende que está bien hacerlo pero que lo hace obligada/o porque no le gusta o no entiende nada sobre ejercicio físico, en fin existen muchas variables pero lo que pretendo es que usted tenga claro antes de comenzar a ejercitarse que objetivos tienen ambos y proyecte si realmente puede ser buena idea que se ejerciten juntos, recuerde que para que usted comience a disfrutar del ejercicio este debe ser agradable porque de lo contrario lo comenzará a rechazar y encima hasta puede dañar la relación que tenía con su compañero de entrenamiento. Así que tenga en cuenta que para que realmente exista entrenamiento se debe respetar los procesos y los objetivos de cada uno por lo que muchas veces eso significa que en algún momento de la sesión puede que deban separarse y cada uno seguir su camino. En mi curso “comienzoellunes” explico con más detalle que tener en cuenta cuando al tener un compañero de entrenamiento y como proponerse objetivos claros para que su rutina de ejercicios sea un éxito.

Prof. Educación Física
Entrenador Deportivo Certificado
Experto en Rutina de Ejercicios

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →