Desempleo en el Peru.

La problemática del desempleo en Perú, los hechos delictivos que provoca este problema social. Como actúan cientos de desempleados, para agenciarse de dinero. Que hacer para protegerse de nuevas formas de delito, en que los protagonistas son desempleados.

Pedro A.  Reyes Ramos
Pedro A. Reyes Ramos
18 de abril · 1303 palabras.
El desempleo en Perú ha creado toda una nueva gama de delincuentes, que se ejercitan todos los días, en distintas modalidades, para poder conseguir algo de dinero.

Los desempleados, ya no son los de antes, que periódico en mano buscaban un trabajo, visitando todas las ofertas disponibles en los medios.

La mayoría se los veía en las puertas del Ministerio de Trabajo, en unas colas de 300 mtrs.

A otros se los veía en las puertas de empresas de servicios, en agencias de empleos que les cobraban 50,60,80 soles por una vacante de trabajo, que casi siempre no le daban.

Las agencias de empleos, estafaban y estafan a miles de peruanos, especialmente a provincianos, a los que les dicen: “Tiene que pagar su Derecho de Colocación 100 soles”, para poder darle su Carta de Presentación, el trabajo es de inmediato, ganara 800 soles, con todos los beneficios de ley.

Estas agencias que están mayormente en el centro de Lima, tienen tres chicas y un matón en la puerta, para realizar sus actividades.

Una chica con pinta de mujer de la vida, de prostituta diplomada, coqueta lo recibe, le da la mano y con gran elocuencia le habla de la importante vacante de trabajo, en una empresa grande.

El cliente, un desempleado, que no tiene ni para comer, desesperado por la ilusión de conseguir un trabajo, promete volver con el dinero en dos días máximo.

Estas pobres personas, luego de pagar, son enviadas a varias empresas, donde los rechazan, los botan, les dicen que ya no hay vacantes, etc.

Es decir, son estafados.

La policía nada puede hacer, porque todas estas agencias tienen su permiso , su inscripción en el Ministerio de Trabajo.

Su actividad es legal, ellos buscan vacantes de trabajo, para los desempleados, seleccionan personal, es lo que dicen, para otros. Por tanto están en su derecho de cobrar por ser un servicio privado, legalmente organizado, con RUC, Licencia Municipal, Autorización del ministerio del sector laboral.

Así las cosas tenemos que estas personas desempleadas, estafadas, cansadas de tanto engaño, de tanta mecida, termina trastornándose.

Conocí a una señora que me contó que había pagado ya a tres agencias de empleos, para que le consigan trabajo, casi 250 soles, pero ninguna la había logrado colocar.

Me dijo:

- Voy a enviar mensajes, de correo electrónico, a las empresas que venden servicio y diré que quiero contratar sus servicios que soy una gerente de una industria. Así lograre saber quien es el Jefe, donde quedan sus oficinas y podré estar todos los días cerca, para tratar de hablar con el encargado de personal y suplicarle, me de una entrevista.

La señora, se imaginaba, que si lograba que le den una entrevista y miraban su currículo vite, ella podría tener mas posibilidad de trabajar.

Lo mismo me comento otro señor ex policía retirado, con grado de capitán, que caminaba, desmoralizado y bebía aguardiente, en un barcito, en Comas.

Me dijo:

- No entiendo porque la sociedad es conmigo asi. Yo he servido a mi país, he sido oficial, tengo arma, pero nadie me quiere contratar en seguridad, me rechazan, me citan para otra fecha, finalmente me devuelven mis documentos y me votan.

Le explique una cosa, que las empresas privadas, no le dicen de frente a los postulantes:

1.- Las empresas privadas quieren jóvenes de 20 a 35 años porque consideran que las personas de más edad, suelen tener enfermedades, vicios, familia numerosa y el sueldo que ellos pagan, no le alcanzara para nada.

2.- Las empresas privadas creen que las personas mayores significaran atenciones médicas con el tiempo, además saben que ellos, conocen sus derechos laborales y los reclamaran. En cambio los jovencitos no saben nada de normas legales laborales y es fácil, palabrearlos, botarlos sin darles sus beneficios sociales, su liquidación, luego de tres años de trabajo.

3.- La empresa privada no quiere tener en sus filas a gente que pueda convertirse en un líder sindical, en un empleado enfermo con seguro social y prestaciones.

Hay desde luego empresas serias, responsables, que pagan todos los beneficios a sus trabajadores, pero son dos de 2,000.

Los desempleados, así las cosas, con este panorama negro, deciden entonces dedicarse a: “chantajear por correo electrónico, por teléfono, a pedir dinero, a cambio de no secuestrar, atacar, personas.

Muchos desempleados participan en robos, asaltos, como “dateros”. Como todo el día están caminando por las zonas industriales, comerciales, mirando molestos las vitrinas de las tiendas, porque nada puede comprar, se dedican a recabar información, para los delincuentes.

Ellos, se dedican a ubicar empresas, recabar informes de los movimientos en sus locales, sobre la identidad de los jefes, etc.

Esa información la comparten con delincuentes, que luego roban las empresas, “dateadas” y le dan su pago al desempleado.

Son miles las empresas asaltadas de manera, sincronizada, en minutos, por bandas, que caminan por los locales, como en su casa: “lo conocen y saben absolutamente todo”.

El desempleado peruano maleante, envía correos electrónicos todos los días, se hace pasar por gerente, jefe, empresario, persona que esta en el extranjero y que quiere una dirección para una mejor información.

Otra estrategia es llamar por teléfono y en plena conversación, corta la llamada, para que sea la empresa, la que lo llame a el, para darle los informes solicitados. Es decir, no quieren pagar ellos el costo de la llamada, quieren que lo pague la empresa, a la que están “tanteando, vigilando, para mandarla asaltar”.

Otros desempleados, suelen pedir citas, entrevistas, “para una mejor coordinación”. Por lo general, estos son casi siempre militares viejos sesentones sin trabajo, cincuentones que alguna vez pertenecieron a un instituto armado y que tratan de conseguir trabajo de ese modo.

En mi experiencia personal, hace 20 años, recibía a distintas personas todo el día, para darles entrevistas, informes.

Me halagaba que una persona me solicite una entrevista, informes, me hacia sentir que estaba en el camino correcto, pero luego de 20 años observe que, en los tiempos actuales, trabajar así es peligroso.

Varios caballeros y algunas damas, se ponían malcriados en mi oficina, levantaban la voz, me advertían, casi amenazaban.

Esto ocurría porque yo les decía, que no me interesaban sus servicios, que no necesitaba personal y les pedía que salgan de mi local, porque iba a almorzar.

Ser franco es lo mejor, no jugar con las expectativas laborales de las personas, es decente, lo correcto. ¿Para que mentir, ilusionarlos con un trabajo que yo no podía darles?


Pero para otros mi franqueza les sonaba a menosprecio, a indiferencia, a maldad, porque ellos al ver la elegancia de mi manera de vivir, de trabajar, mi personal y computadoras por todas partes, creían que:”no les daba trabajo de puro malo”.

Los casos de ataques con petardos de dinamita se han registrado, hace solo unas semanas en Lima, contra una Sra. que es dueña de una empresa de transportes, que se negó a pagar un cupo. Cupo, es una cantidad de dinero que le exigen los desempleados, a los que son dueños de negocios exitosos.

Desempleados del sector construcción civil, hacen lo mismo en las obras de construcción de edificios nuevos. Van en grupos de treinta, con revolver y amenazan al Ingeniero Jefe, le exigen pagar un cupo de solidaridad.

Tenga cuidado con los desempleados, están la mayoría en Lima, en coordinación con delincuentes. Esperando algún tonto, que les de una dirección, una entrevista, una cita, para “una mejor información”.

Sonría y sea feliz.

Pedro A. Reyes Ramos
www.actiweb.es/alvisegperu

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →