ūüĎĀ Está leyendo nuestra sección de Aborto (Salud y Medicina). Los artículos en nuestro sitio no dispensan asesoramiento médico, legal o financiero. La información presentada aquí es para fines educativos o de entretenimiento solamente. El lector es responsable de sus propias acciones en caso de utilizar cualquier información contenida en este sitio.

El Aborto y Madres Adolescentes

El problema del embarazo adoslescente y el aborto en Peru. Un ensayo que nos deja ver el problema la disyuntiva de si se debe o no legalizar el aborto.El calvario de la mujer, joven y adulta, en Peru.

Pedro A.  Reyes Ramos
Pedro A. Reyes Ramos
29 de abril · 926 palabras.
En Peru¬† el problema del aborto tiene como en todo Latinoamerica, a√Īos, pero sin encontrar solucion.

Mi madre fue una de las victimas de la no legalización del aborto y quiero compartir en este ensayo su caso, para que ud pueda ver el impacto que tiene en la sociedad y en la vida de la mujer.

Corr√≠a el a√Īo 1957 y mi madre viv√≠a en el distrito de La Victoria en Lima. Era una mujer muy enamoradiza y se ilusiono con un muchacho, que viv√≠a donde hoy d√≠a es el Estadio de Alianza Lima.

El joven era alba√Īil y mi madre adolescente, se enamoro, porque lo vio: flaco, alto, blancorcito, con dinero en la mano.

Es así que mi madre tenía sus aventuras, como toda adolescente y salía embarazada.

Para que mi abuela no la castigue y la vote de la casa, cada que sal√≠a embarazada, se iba a ‚Äúuna comadrona‚ÄĚ, para que le practicase un aborto.

Así se hizo hasta tres veces abortos, para evitar hijos, no deseados, para no ser echada de la casa familiar.

Estos abortos clandestinos, mal hechos le dejaron el √ļtero con restos de los fetos, que jam√°s fueron limpiados, como deb√≠a ser con un legrado, porque maldita sea en el Per√ļ, era y es hasta hoy un delito el aborto provocado.

Así pasaron los meses y nuevamente mi madre salio embarazada, pero en esta vez, ya no se quiso hacer un aborto mas, me tuvo a mi.

Nac√≠ en Lima, en la maternidad, pero mi madre peleo con mi padre y como castigo, dejo que me queme el rostro, con agua hirviendo de una olla, que jale, por hambre y me ba√Īe el rostro.

Quede como un monstruo, mi tía Hilda Prinz me encontró llorando y me cargo llevándome a la casa de mi abuela, que también lloro y me recogió.

As√≠ crec√≠ con mis t√≠as y abuela hasta los 27 a√Īos, me eduque en Pueblo Libre viv√≠ all√≠ desde los 3 a√Īos de edad, nunca me falto absolutamente nada, fue una infancia muy feliz, rodeado siempre de regalos, no me falto nada, fui muy feliz.

Cuando ten√≠a 19 a√Īos, mi madre ten√≠a enormes p√©rdidas de sangre y se escond√≠a en el ba√Īo, se revisaba, la vagina frecuentemente, como si buscase ver algo que all√≠ hab√≠a.

Yo quería saber que la afligía, pero ella me grito y boto.

Tenía algo en su vagina, pero no sabíamos que.

Ella iba en secreto al hospital.

Pasaron dos a√Īos y nos mudamos, a otra casa y es all√≠ cuando por fin no pudiendo ocultar m√°s su problema, me pidi√≥ que la acompa√Īe al hospital

Lo hice y así llegamos a Neoplásicas.

Me quede mudo, un fri√≥ recorri√≥ mi cuerpo, sabia lo que eso significaba: ‚Äúestaba enferma de c√°ncer‚ÄĚ.

Le dije porque no me dejo ayudarla, porque lo escondió tanto tiempo.

Ella estaba asustada, preocupada, pero tenia fe, en sobrevivir, rezaba, visitaba un brujo, fue terrible saber lo que pasaba.

Los doctores la habían enviado a Bravo Chico y allí le habían puesto rayos de cobalto, que acelero su enfermedad.

Mi madre murió en medio de dolores horrorosos, murió de un paro cardiaco, porque su corazón no resistió mas el dolor, ella no gritaba, no lloraba. Soportaba en silencio con gran valor el dolor.

Mi madre es una de las miles de mujeres que murieron y mueren de c√°ncer al √ļtero en el Per√ļ, su c√°ncer se origino a√Īos atr√°s, por los abortos mal hechos, mal practicados, por comadronas.

Le hab√≠an dicho a√Īos antes que se hiciera un vaciado de √ļtero, para que pudiera salvar su vida, pero no acepto, porque tem√≠a que su esposo, la abandonara.

Como Maria Elena, miles de jovencitas hoy est√°n embarazadas, miles se practican abortos en casuchas, seudo consultorios, de modo artesanal, con palos de tejer met√°licos, dejando su √ļtero lacerado, herido, con restos org√°nicos, que luego se pudren y provocan tumoraciones.

Si el aborto fuera legal, las chicas peruanas, no recurrirían a comadronas a escondidas, no se practicarían abortos de modo antihigiénico, no tendrían la suerte que corrió mi madre.

El embarazo adolescente en Per√ļ es cada d√≠a mas frecuente, los abortos clandestinos enriquecen a inescrupulosos, que cobran 400 soles por realizarlo, practicarlo, con los peores m√©todos.

La legalizaci√≥n del aborto, no es posible porque la Iglesia Cat√≥lica se opone, el Estado mira con indiferencia la problem√°tica, si se les da anticonceptivos a las ni√Īas escolares, se sataniza al sector salud, es un problema dif√≠cil de resolver, por la incomprensi√≥n de la sociedad peruana.

La mortalidad entre los hijos de madres adolescentes es 26% mayor que el promedio general. El embarazo adolescente es una causa importante de abandono escolar, exclusión social, y un factor de reproducción de la pobreza.

Cada a√Īo alrededor de 115 mil adolescentes resultan embarazadas, mientras que el 20% de los abortos y el 25% de las muertes por complicaciones en el parto o el puerperio (periodo posterior al parto) que ocurren en nuestro pa√≠s, corresponden a este grupo poblacional

Mi amiga Cecilia, muri√≥ a los 16 a√Īos por practicarse un aborto mal hecho. La comadrona, pago a la polic√≠a y no la detuvieron, ni la investigaron, ocurri√≥ el a√Īo 1970.

¬ŅCuantas Cecilias m√°s habr√° en el mundo?

   Sonría y sea feliz

  Pedro Alejandro Reyes Ramos
 http://saludgeriatriapuericultura.blogspot.com

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →