La lectura y el resumen

Leer es una actividad fascinante y enriquecedora, cultiva la personalidad individual; pero para un estudiante, significa además, obtener una calificación que le permita optar a un grado o ser promovido a un nivel superior.

Jaime Noé Villalta Umaña
Jaime Noé Villalta Umaña
9 de noviembre · 1730 palabras.

No podremos escribir si no sabemos leer. Esta competencia en Educación Básica debe ser desarrollada. La falta de la misma en el nivel superior es causa de fracaso en los estudiantes, pues en la Universidad debe crear, no solo copiar y pegar; para crear debemos enriquecernos con la lectura, comprender lo que leemos, en fin.

Elaborar resúmenes es una de las tareas difíciles en la vida escolar; bueno, si a un docente se le pide resuma un folleto o separata de 30 páginas a 2, creo que tropezaría con serias dificultades. Lo que debe tener claro como estudiante es que no es fácil, pero tampoco imposible.

Iniciamos hablando de la lectura, pues no podrá elaborar un resumen si no sabe leer y comprender lo leído; en suma, requiere del desarrollo de competencias propias de la asignatura de Lenguaje, como son: expresión oral, comprensión oral, comprensión lectora, expresión escrita.

I.- Lectura

¿Qué significa leer?

Se puede comprender e interpretar de distintas maneras.

a) En su acepción o significado simple diremos que es concatenar o enlazar símbolos y sonidos. Unir letras para formar sílabas, luego palabras; por ejemplo.

m – a = ma

mi – ma = mima

b) Otra definición:

Leer es:

"Capacidad de entender, comprender, analizar e incluso sintetizar o resumir un texto escrito y hasta relacionar, criticar o superar las ideas expresadas".

Nos interesa esta última acepción.

Para elaborar un resumen debemos saber leer, según lo dicho en la definición del literal “b”.

La lectura es un medio para aprender y el aprendizaje, proceso y resultado.

¿Qué fases son indispensables para lograr éxito o resultados eficaces en lo que leemos?

Las fases que se mencionan son especialmente condiciones internas que se dan en cada persona, pero se pueden acrecentar o aumentar por factores externos.

1°.- Motivación. Lo que el sujeto espera o sus expectativas de lo que lee.

Contéstese a sí mismo:

¿Me agrada o deseo leer?

¿Por qué leo o cuál es mi objetivo?

¿Para qué leo o cuál es la utilidad?

2°.- Atención. Saber seguir indicaciones, se logra cuando el estudiante o el lector ya tiene el deseo de leer.

Reflexione:

¿Pienso en otras cosas cuando estoy leyendo o sueño despierto?

¿Leo en condiciones inadecuadas?

¿Leo y a la vez escucho música o veo televisión?

Es importante saber que además de las indicaciones, en toda lectura encontrará “conectores”, “palabras clave, señal o transición”. Comparto algunas:

a) Palabras de aceleración: y, luego, por ejemplo, además, a continuación, por otra parte, luego, más, de igual manera, también, por otra parte y otras.

b) Palabras de contraste o cambio: sin embargo, pero, a pesar de, ahora bien, aunque, inversamente y otras.

c) Palabras resumen: finalmente, por tanto, por ende, en suma, según esto, por consiguiente, en conclusión, de ahí que y otras.

3°.- Concentración. Plenitud de la atención o disposición integral del estudiante o lector para lograr la tarea que se ha propuesto realizar.

¿Por qué no se logra llegar a esta fase? Por la cantidad de distractores o interferencias del entorno.

¿Qué hacer para lograr la concentración? Además de la motivación y la atención, ponga en práctica lo siguiente:

a) Evite soñar despierto (uso coloquial “andar en la luna”).

b) Use una posición correcta al leer.

c) Tenga un lugar adecuado para leer.

d) Evite interferencias como la televisión, música, ruidos persistentes o recurrentes.

e) Lea en un lugar con iluminación adecuada.

f) Cree un plan de lectura determinando objetivos y utilidad.

g) Use un diccionario para buscar el significado de palabras que no conozca.

h) Tenga una actitud mental crítica, por ejemplo:

¿Qué opina de lo que está leyendo en el presente artículo?

i) Desarrolle una actitud mental positiva.

j) Identifique palabras clave, conectores e ideas principales y secundarias.

II.- El resumen

¿Qué es el resumen?

La expresión breve y precisa del contenido relevante de un texto o información.

Lo dicho implica que debemos saber seleccionar lo importante y valioso de un texto.

¿Qué hacer para elaborar un resumen?

1°.- Leer todo el texto o información.

2°.- Identificar ideas principales y secundarias de cada párrafo.

Es una de las cosas difíciles, pues se necesita capacidad de análisis del texto o información.

¿Cómo lograrlo? Leyendo con entonación y respetando signos de puntuación. Estos últimos nos sugieren el ascenso o descenso de la voz.

3°.- Escribir aquello que parezca importante.

4°.- Investigar palabras desconocidas en un diccionario.

5°.- Ordenar las ideas principales y por lo menos una idea secundaria para cada idea principal, tomando en cuenta para ello su importancia o relevancia.

Como observación, cuando leemos y buscamos información específica nos damos cuenta que la mayor parte del texto es un “adorno” del que escribe. De ahí la necesidad de entender, comprender y analizar lo que leemos.

6°.- Recomiendo el uso de un mapa conceptual para organizar ideas principales y secundarias identificadas.

7°.- Elabore su resumen usando ideas principales e incluso secundarias identificadas y seleccionadas; enlace usando conectores textuales.

Trabajaremos con un ejemplo, el texto ha sido tomado de “Didáctica del aprendizaje” escrito por Karlhein Tomaschewski.

“El maestro no debe empezar las clases dándole inmediatamente al alumno conocimientos nuevos, presentándoles nuevas actividades, sino que debe preparar psíquicamente.

Puede ser que la clase pasada la haya dado un colega. En estos casos, los alumnos muchas veces están influenciados por su personalidad, su manera de enseñar y por la materia que ha dado. Están pensando, además, en sus experiencias, éxitos o fallas. A esto se suma que los alumnos en el curso de la clase, acaban de entrar del recreo donde, jugando, se ocuparon de sus propios problemas. Prácticamente cada alumno entra a la clase en un estado de sensación especial, con ideas propias y pensamientos particulares. Un maestro, por ejemplo, que ahora empezara a presentar de súbito un nuevo asunto, encontraría poco interés y atención. Según esto, la primera parte de la clase sería poco fructífera. Por ello es tarea de cada maestro la de propiciar al comienzo de la misma determinadas condiciones que faciliten al alumno reunir sus pensamientos y concentrarse. El maestro debe despertar en sus alumnos el interés por el asunto y tiene que dirigir la atención de ellos hacia una actividad determinada.

Sin estimular y mantener constantemente la atención, no es posible la adquisición de capacidades y conocimientos firmes, bien desarrollados y profundos.

Mediante investigaciones psicológicas, se comprobó que solamente aquel conocimiento que se adquiere con atención especial se puede memorizar. Esto quiere decir que solo puede dar buenas clases el maestro que estimula y mantiene la atención de los alumnos en el proceso de la enseñanza”.

Observamos que el texto tiene cuatro párrafos, lo leemos en voz alta usando la entonación correcta; luego observamos las relaciones con los términos de transición e identificamos y escribimos las ideas principales de cada párrafo ordenadamente. Asimismo, es necesario investigar el significado de las palabras no conocidas.

A continuación las ideas principales, espero seamos coincidentes.

Párrafo 1: El maestro debe iniciar sus clases preparando psíquicamente al alumno.

Párrafo 2: El maestro debe crear al inicio de la clase condiciones que faciliten al alumno concentrarse.

Párrafo 3: El maestro debe estimular y mantener constantemente la atención de los alumnos.

Párrafo 4: El conocimiento que se adquiere con atención especial se puede memorizar.

Ahora con las ideas principales identificadas hagamos un resumen.

“El maestro debe iniciar sus clases preparando psíquicamente al alumno, creando condiciones que le faciliten la concentración; asimismo, estimularles de manera constante la atención, lo que facilitará la memorización de conocimientos”.

Como puede observar, aproximadamente resumimos 22 líneas en 4.

III.- Conectores textuales

Existen diferentes clases de conectores textuales, entre ellos:

a) Aditivos: Nos dan la idea de suma, intensificación y grado máximo.

Ejemplos de los primeros son: y, además, también, por añadidura, igualmente; indican intensificación, encima, es más. Conectores que expresan grado máximo: incluso, hasta, para colmo.

b) Opositivos: Expresan contraste, concesión, restricción y exclusión.

Son conectares textuales que expresan concesión: con todo, a pesar de todo, aun así, ahora bien, de cualquier modo, al mismo tiempo.

Expresan restricción, los siguientes: pero, sin embargo, no obstante, en cierto modo, en cierta medida hasta cierto punto, si bien, por otra parte.

Indican exclusión los conectores siguientes: por el contrario, en cambio.

c) Causativos y consecutivos. Establecen relación de causa o consecuencia entre los enunciados.

Son consecutivos los siguientes: por tanto, por consiguiente, de ahí que, en consecuencia, así pues, por consiguiente, por lo tanto, por eso, por lo que sigue, por esta razón, entonces, entonces resulta que, de manera que.

Son causales los siguientes conectores: porque, pues, puesto que.

d) Comparativos: Establecen semejanzas, por ejemplo: del mismo modo, igualmente, análogamente, de modo similar.

e) Reformulativos: Expresan reformulación, lo que implica que un enunciado posterior reproduce de manera total o parcial lo dicho en enunciados anteriores. A través de los mismos se explica, recapitula, ejemplifica y corrige.

Se explica cuando usamos los conectores siguientes: es decir, o sea, esto es, a saber, en otras palabras.

Recapitulamos cuando usamos los conectores: en resumen, en resumidas cuentas, en suma, total, en una palabra, en otras palabras, dicho de otro modo, en breve, en síntesis.

Se ejemplifica usando conectores como los siguientes: por ejemplo, así, así como, verbigracia, por ejemplo, particularmente, específicamente, incidentalmente, para ilustrar.

Para corrección se usan los siguientes conectores: mejor dicho, o sea, bueno.

Observación: El uso de conectores reformulativos debe hacerse prudentemente, sugiero evitar los explicativos y correctivos.

f) Ordenadores: Indican partes del texto.

- En la introducción, por ejemplo los siguientes: bueno, ante todo, bien (registro coloquial), ante todo, primero o primeramente.

- Al cierre: en fin, por último, finalmente, resumiendo, en suma.

Otros conectores de la misma naturaleza son:

- Transición: por otro lado, por otra parte, en otro orden de ideas, después.

- Digresión: por cierto, a propósito.

- Temporales: a partir de, a continuación, inmediatamente, después de, después que, luego, desde que, temporalmente, finalmente.

- Espaciales: al lado, arriba, abajo, a la izquierda, en el fondo.

Que la información anteriormente compartida le sea de utilidad. La práctica le ayudará a desarrollar la habilidad.

Finalmente, un llamado los distintos actores de la comunidad educativa para que juntos luchemos por desarrollar las competencias de la asignatura de Lenguaje; como son la expresión y comprensión oral o escrita.

Lic. Jaime Noé Villalta Umaña

Profesor, Abogado y Notario

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →