Un reloj biométrico analiza una cualidad particular de las personas. De hecho, todos los sistemas biométricos funciona así, por lo que son toda una sensación.

Por: Gabriel Collins

Los relojes, para el control de asistencia, surgieron en 1888, cuando Willard Bundy inventó el primer sistema con este propósito. Con el paso del tiempo, estos relojes han pasado por varias transformaciones, hasta llegar a los relojes biométricos.

Con más de 100 años, los relojes de control de asistencia han venido en diferentes formas y han tenido diferentes nombres, sin embargo su propósito siempre ha sido el mismo: tener un control sobre la asistencia de los trabajadores de determinado negocio.

Con los adelantos de la tecnología, múltiples empresas han podido hacerse de sistemas muy efectivos, para los controles de asistencia. Esto se hace con el propósito de ver de cerca el rendimiento de sus empleados. Para tal fin, los relojes biométricos son la mejor opción. Estos aparatos también vienen en diferentes formas y tamaños y pueden estar encaminados hacía una cualidad física en particular. De esta manera, es posible ver relojes biométricos con lectores de huellas digitales, con escáneres para la mano o con cámaras para el análisis de rasgos faciales.

Uno por uno de estos sistemas tiene sus propios alcances y limitaciones. En cuanto a los sistemas de rasgos faciales, hay que decir que son muy efectivos, pero requieren de más dispositivos que otros sistemas. Además, son más costosos que los dispositivos para el análisis de un dedo o de la mano.

Por la parte de los sistemas para el análisis de una mano, o de un dedo, estos aparatos son los que se encuentran con más facilidad. Por un lado, las huellas digitales siempre han sido un factor de identificación muy confiable, además, los aparatos de este tipo son los más económicos del mercado. Aparte de esto, los lectores de huellas o manos ocupan menos espacio, que una cámara para el análisis de rasgos faciales. Un problema con estos sistemas, es que se requiere que los usuarios tengan sus manos totalmente limpias, para no afectar su funcionamiento, esto no es muy factible en empresas de construcción, talleres de ensamblaje, etc. No obstante, estos dispositivos pueden ser lo mejor en otros tipos de empresas.

Los sistemas biométricos analizan cualidades particulares, para establecer la identidad de las personas. Un reloj biométrico hace esto y por ello es ideal como control de acceso o asistencia laboral.