La Seguridad, un Tema Político Que Parece de Gran Interés Pero es un Paradigma de Protagonismo

La seguridad en un pais es el basiton mas importante en el cual deber generar un gobierno con seguridad tenemos ingresos y participacion de paises extranjeros en la productividad, en la actualidad todos los partidos politicos hablan de seguridad pero nadie da soluciones claras

Cicely Sanchez
Cicely Sanchez
4 de agosto · 1461 palabras.
A diario nos damos cuenta como el arco iris de banderas políticas con diferentes insignias y colores salen disputando quien habla mejor o quien ofrece mejores cosas dando la impresión de un mercado de barrio quien oferta mejor la verdura, lamentablemente en este caso no se dan cuenta que no están ofertando nada más ni nada menos que la vida de todos nosotros los guatemaltecos que como siempre somos la mercancía para el mejor postor con el menor precio de cotización.
Todos los partidos pol√≠ticos con sus diferentes representantes, afiliados, seguidores, oferentes o como se les quiera llamar vienen mencionando que dentro de sus planes de gobierno tienen contemplada como prioridad la seguridad ciudadana, para que nuestro pa√≠s est√© libre de tanta delincuencia as√≠ Verdad‚Ķ. o mentira‚Ķ..????? Si tomamos en consideraci√≥n la concepci√≥n m√°s com√ļn la palabra pol√≠tica denota desconfianza y escepticismo, lo que provoca un significa contario a su esencia, ya que se le relaciona con una actividad demag√≥gica principalmente desarrollada por los pol√≠ticos que buscan un puesto por medio de la manipulaci√≥n.
¬ŅQu√© es realmente la Pol√≠tica? De forma gen√©rica hace referencia a ‚Äúla traza o arte para conducir y resolver un asunto o se emplean los medios para alcanzar un fin determinado‚ÄĚ. A partir de esta definici√≥n podemos entender que la pol√≠tica se refiere a cualquier actividad encaminada a lograr un fin, ya sea resolviendo un conflicto u obteniendo el resultado deseado, entonces la pol√≠tica se encuentra como toda actividad social colectiva formal o informal, p√ļblica o privada pues esta abarca todas y cada una de las actividades humanas de cooperaci√≥n y conflicto dentro de las sociedades.
Focalizándonos nuevamente en lo que nos concierne a la seguridad podemos encontrar La Seguridad Ciudadana puede plantearse al menos en cuatro dimensiones que muestran la necesidad de las fuerzas políticas progresistas de preocuparse por el tema:
1. La dimensi√≥n de los derechos humanos: la amplitud de la violencia criminal traduce una masiva violaci√≥n de los derechos b√°sicos, sobre todo de los dos derechos humanos m√°s elementales: el derecho a la vida y a la integridad f√≠sica. La ‚Äúanarqu√≠a‚ÄĚ de la delincuencia violenta constituye la principal amenaza para los derechos humanos, contrariamente a las d√©cadas de los 70 y 80, en las cuales este peligro eman√≥ directamente del terrorismo de Estadode las dictaduras militares, en la actualidad ya no se dan ese tipo de hechos ni de enfrentamientos armados pero si se da una inapropiada aplicaci√≥n de los derechos humanos en nuestro pa√≠s en raz√≥n que son protegidos los infractores de la ley, la victima pasa a ser el elemento negativo m√°s si esta se llega a defender es casi masacrada por derechos humanos.
Otra de las falencias existentes que presentan es que teniendo una normativa Constitucional y Código Penal vigente como lo es la pena de muerte no es aplicable, continuamos con la protección al delincuente…. y será que el delincuente no pone en práctica la pena de muerte…???? Claro que la pone de manifiesto porque si su víctima no le brinda lo solicitado este la ajusticia y quien dice algo nadie todo queda con total impunidad.
1. La dimensi√≥n pol√≠tica: el alto nivel de delincuencia evidencia que el Estado no cumplen con su rol fundamental. La seguridad p√ļblica es una funci√≥n pol√≠tica b√°sica, vital para el ejercicio de todos los derechos ciudadanos.
No se trata de un bien p√ļblico m√°s, sino del bien p√ļblico por excelencia. En este sentido, la seguridad p√ļblica da origen al Estado moderno como √ļnico titular del uso de la coerci√≥n y de la violencia leg√≠tima. La falta de cumplimiento por parte del Estado de sus responsabilidades para garantizar la seguridad p√ļblica socava la aceptaci√≥n de la democracia como sistema de gobierno.
La poca credibilidad del gobierno se asocia con su incapacidad para frenar la delincuencia y para garantizar la Seguridad Ciudadana. Pero más allá de este efecto indirecto, la criminalidad tiene un efecto directo sobre las capacidades y posibilidades de la ciudadanía de participar en pleno en la vida política, Pero realmente los Políticos proporcionan estos espacios….????
En la actual contienda electoral en que todos hacen concurso quien hace m√°s miquear√≠as, cuando un ciudadano con todo el derecho que le reviste la Constituci√≥n de la Republica y apelando a sus conocimientos cient√≠ficos profesionales y √©ticos, solicita participar o el querer aportar ideas para un bien com√ļn ante los partidos pol√≠ticos no importando que monito tengan por logo, pasan dos situaciones bien importantes; la primera no le dan ni la hora en sus pretensiones porque temen que vallan a robar espacios‚Ķ.
Que espacios se puede robar si ni los mismos candidatos saben para donde van… y la otra es que se le tome en consideración pero se le subestime a una postura no participativa más que solamente presencial, si realmente se diera o bien se organizara en una sociedad civil sólida y articulada contaríamos con mayor funcionalidad para el fortalecimiento de la seguridad nacional.
Luego nos encontramos con otros personajes que coadyuvan a que la seguridad y la prevenci√≥n del delito quede nada m√°s en el tintero y es que las fuerzas de seguridad publica Polic√≠a Nacional Civil en su caso detiene a un infractor en flagrancia, este es consignado como corresponde a los tribunales de justicia y en el momento en que deben de aportar las evidencias el ministerio p√ļblico o no las presenta o las ha perdido o simplemente no se apersona y ese personaje que fue tomado en flagrancia con diez o quince ingresos a la c√°rcel va de nuevo a las calles a continuar con su sagrado trabajo o nos puede pasar otra situaci√≥n que el ministerio publico si cumpli√≥ con los preceptos legales pero los aplicadores de justicia en este caso organismo judicial le calienta la mano el infractor pues como la necesidad es grande tendremos nuevamente a ese delincuente en nuestras calles realmente se est√° cumpliendo un debido proceso en nuestro pa√≠s o se est√° cumpliendo un debido derrame de corrupci√≥n. del Estado necesita un m√≠nimo de orden y seguridad sino que la auto organizaci√≥n pol√≠tica y asociativa de la ciudadan√≠a necesita tambi√©n condiciones m√≠nimas de Seguridad Ciudadana y una fiscalizaci√≥n justa a todos los √≥rganos de prevenci√≥n de delincuencia, investigaci√≥n y los que
1. La dimensión de la justicia social: la inseguridad en la cual vive gran parte de la población es un aspecto particularmente brutal de la desigualdad existente en la sociedad. Como todos los derechos sociales, el derecho a la seguridad está distribuido de manera sumamente desigual. Mientras los sectores A, B y C1 denominados estos a los de la crema innata de la sociedad en donde encontramos empresarios, políticos, narcotraficantes viven en condiciones de seguridad aceptables, la clase media baja y los pobres tienen que vivir con altísimos y crecientes índices de criminalidad e inseguridad.
El riesgo de ser v√≠ctima es m√°s alto mientras m√°s pobre se es. En este sentido, la situaci√≥n de inseguridad ciudadana es un reflejo de la sociedad ante un Estado indiferente o ante un grupo de pol√≠ticos que buscan m√°s que el beneficio de una poblaci√≥n un beneficio propio con la aplicabilidad de recursos muy m√≠nima al porcentaje real que deber√≠a de ser empleado. Y por √ļltimo
1. La dimensión político-partidaria: la Seguridad Ciudadana siempre ha implicado problemas para las fuerzas políticas progresistas, y esto no solo en América Latina. Puesto que el progresismo apenas ha reaccionado con lentitud al aumento de la criminalidad en la sociedad moderna guatemalteca, las fuerzas políticas conservadoras y de derecha han logrado transformar el tema en una de sus mejores armas político-electorales. La importancia creciente que los electores tienden a dar al problema de la seguridad ha significado la debilidad del discurso programático y político, lo cual pone en riesgo la realización y continuación de los proyectos de corte progresista.
Se debe de dar un proceso de reflexi√≥n sobre el desaf√≠o pol√≠tico y social que el tema de la inseguridad constituye para las fuerzas progresistas de la regi√≥n se debe de asumir pol√≠ticamente con seriedad y profesionalismo la importancia que merece la Seguridad Ciudadana es para nosotros una funci√≥n pol√≠tica b√°sica, vital para el ejercicio de los derechos ciudadanos, una condici√≥n previa a la libertad individual y colectiva. La pol√≠tica progresista tiene como meta urgente superar la distribuci√≥n desigual del bien p√ļblico ‚Äúseguridad‚ÄĚ, y organizar la protecci√≥n eficiente de las poblaciones menos favorecidas que hoy padecen particularmente la inseguridad y la violencia.
Para ello es importante capacitar y abrir institutos que den la formación en lo que es la criminología y la criminalística con bases sólidas sobre la seguridad ciudadana y la prevención del delito dentro de nuestro país, con ello podremos obtener mayor efectividad en la solución a nuestro gran problema llamado delincuencia y falta de seguridad.

 Licda. Cicely Sanchez
Master en Criminologia y Criminalistica

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →