Busca Placeres a Largo Plazo

Consejos para combinar la maternidad y el trabajo en casa, convirtiéndote en una madre emprendedora exitosa. En éste artículo, un breve análisis de cómo convertir los placeres inmediatos en placeres duraderos que nos den felicidad y satisfacción.

Pamela Dominguez
Pamela Dominguez
16 de agosto · 539 palabras.
Ser madre emprendedora requiere del manejo de habilidades varias. La habilidad más compleja de dominar es el manejo de los placeres.

Lo que fácil llega fácil se va, así es que no es difícil entender porqué lo que cuesta más es lo que más valoramos. Desafortunadamente, en las culturas latinoamericanas buscamos satisfacciones inmediatas. Así nos educaron.

Hoy día, personas y compañías a la par, buscan vender productos o servicios utilizando estrategias publicitarias que promueven la obtención de satisfactores inmediatos. Los más dañinos. "Abdominales de acero en una semana", "cocina una comida completa en 15 minutos", "baja de peso sin ejercicio y sin dieta", etc.

Sin embargo, nada que valga la pena tener se consigue de manera fácil o rápida. Mucho menos gratis. Todo cuesta, ya sea tiempo, dinero o esfuerzo.

Obtener placeres duraderos se logra a través de la persistencia y el esfuerzo, únicamente. Piénsalo. Así que, ¿es posible tener resultados inmediatos cuando se trata de placeres? Ninguno que valga la pena a largo plazo. Pero para hacerlo interesante, aquí hay otra pregunta: ¿Son necesariamente malos los placeres a corto plazo?

Quiero mostrarles 3 formas de transformar placeres inmediatos en placeres duraderos.

1. Persigue los placeres inmediatos que te benefician

Solo hay una situación en la que los placeres inmediatos son una ayuda: cuando cumplen la función de premiar un esfuerzo mayor. Así es que si te haz pasado un mes haciendo ejercicio intensamente, puedes darte el lujo de irte un fin de semana de vacaciones a comer y descansar todo lo que quieras.

Simplemente ten presente que es un placer inmediato derivado de la un esfuerzo previo y solo como recompensa.

2. Convierte placeres inmediatos en placeres duraderos

Es más fácil decirlo que hacerlo, pero hay métodos que pueden facilitar el proceso. ¿Te está costando trabajo la dieta? Bien. Punto uno, recuerda tu meta. No la pierdas de vista mientras te enfocas en el ahora, sin importar dónde estés. Punto dos, haz que te gusten las cosas que no te gustan para llegar a tu meta.

¿Odias la lechuga? Bueno, pues imagina que es la cosa más deliciosa del mundo y saborea cada segundo que la estás comiendo. Y mientras haces eso, enfócate en imaginar que ya lograste lo que querías. Ya bajaste esos kilos de más, te ves más delgada, te sientes más sana, más joven, más hermosa.

Te garantizo que no será tan difícil si lo haces constantemente. La clave está ahí mismo, en la constancia.

3. Disfruta tus procesos.

Todo trabajo lleva un proceso, y más te vale disfrutarlo al máximo porque de otro modo, el primer obstáculo mandará todo a la basura. Lo cual puede traducirse como una gran pérdida de tiempo.

De modo que recuerda ser constante, disfrutar cada parte de lo que haces y busca placeres a largo plazo. Al final, vale la pena el esfuerzo.

Si te gustó éste artículo, puedes ver más consejos para combinar la maternidad y el trabajo en casa, convirtiéndote en una madre emprendedora exitosa en mi blog Proyect ME (Proyecto Madre Emprendedora). Recuerda buscarme en Twitter como @ProyectMe

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →