Un lector de huella digital es algo que ya no sólo está al alcance de los más ricos o de los más importantes. Hoy en día existen sistemas biométricos con escáneres de huellas, para dar mayor seguridad.

Por: Kate Navile

Cada persona es única de las demás y existen cualidades deferentes, que así lo demuestran. Gracias a las ciencias sabemos que cada ser humano cuenta con cualidades fisiológicas y comportamentales, que hacen que cada persona sea única. Entre estas cualidades se pueden mencionar la conformación del rostro, las huellas digitales, los patrones oculares, la voz, la firma, la manera de andar y la forma de teclear.

La biometría es la ciencia que se encarga del análisis y la medición de todas estas cualidades. Esta ciencia ha estado presente desde hace muchos años. Las cualidades analizadas por la biometría se denominan indicadores biométricos y deben cumplir con ciertos parámetros, para que puedan ser usados en un análisis biométrico. Estos parámetros son sólo cuatro: cuantificabilidad, permanencia, unicidad y universalidad.

La cuantificabilidad quiere decir que un indicador biométrico debe poder ser medido en forma cuantitativa. Tomando el ejemplo de las huellas digitales, éstas pueden ser cuantificadas al estudiar y detallar sus componentes como crestas y valles. La permanencia quiere decir que un indicador biométrico debe estar siempre presente en una persona y no desaparecer con el paso del tiempo. En este caso se puede ser algo flexible, porque a causa de accidentes o enfermedades algunas maracas biométricas pueden desaparecer. Por ejemplo, una persona que pierde sus manos no podrá tener huellas digitales. La unicidad se refriere a que un indicador biométrico debe tener una disposición única en cada persona. Las huellas digitales, los patrones oculares y otras cualidades biométricas, son únicas en cada ser humano y ni siquiera son idénticas en los gemelos. La universalidad quiere decir que un indicador biométrico debe estar presente en todos los seres humanos. Al igual que con la permanencia, existen algunas excepciones.

Cuando se valla acudir a los sistemas biométricos, hay que tener presente los parámetros anteriormente mencionados, para hacer la mejor elección. Opinemos que dirigimos una empresa de construcción y que necesitamos implementar un control de acceso, biométrico, para que sólo nuestros trabajadores ingresen a una obra. No es un secreto que las manos de los obreros de la construcción siempre van a estar en contacto con suciedad y otras sustancias, por lo que usar un lector de huellas no sería lo más inteligente.



Los sistemas biométricos han posibilitan analizar una cualidad física, de las personas, con infinidad de propósitos. Algunos sistemas de éstos cuentan con un lector de huella digital, el cual es una herramienta de control de acceso infalible.