Podemos elegir distintos tipos de cajas fuerte, sin olvidar la función principal de estos productos, que es la de guardar objetos valiosos.

Por: Mario Uno

Todos nos sentimos importantes cuando vamos a algún hotel de cierto prestigio, de tres, cuatro o cinco estrellas, y utilizamos una de las clásicas cajas fuerte que hay en el interior de los armarios de cualquier habitación. En cierto modo, sabemos que hemos gastado una considerable cantidad de dinero en unas vacaciones dignas; tenemos desayuno, almuerzo y piscina gratuita y nos están tratando como a reyes. Si a esa mezcla le añadimos el aderezo de utilizar una caja de seguridad para cualquier objeto valioso que hayamos traído con nosotros, sería extraño no sentirse como el típico ricachón que incluso necesita guardaespaldas para proteger sus inversiones.

Quizá el secreto del éxito de las cajas fuerte sea ese, al menos en parte. Para empezar, el concepto que nos viene a la cabeza cuando pensamos en una es la clásica cajita pequeña, muy blindada, de gruesa puerta de acero y, lo mejor, la cerradura de código de seguridad. A todos nos encanta usarla, como a los niños les encanta pulsar los botones del cajero automático cuando van con sus padres a que estos saquen dinero. Esto es así, y quien diga que no miente como un condenado: es en ese momento único de introducir el código, abrir la caja y sacar o guardar papeleo importante, joyería cara o dinero en efectivo cuando creemos que tenemos el mundo a nuestros pies.

La cerradura con código de seguridad no es la única que existe; los más clásicos pueden obtener cajas fuerte con llave o rueda (aunque eso último sigue incluyéndose en el asunto del código) si así lo desean. Todas ellas son portátiles y fáciles de llevar, pero los colores y los diseños varían en función de los gustos personales; por ejemplo, no tienen por qué ser negras, también las hay blancas, e incluso azules. En fin, muchas cajas para muchos precios distintos y multitud de preferencias.

Asegúrate de guardar tus pertenencias más valiosas en cajas fuerte.