Cambios y consecuencias de la ley de dependencia ya que el gobierno ha reformado la ley y se dará menos dinero a las comunidades autónomas

Por: Carlos Martínez Cerezo

 Lo que antes eran solo rumores, ahora es una realidad, y la reforma de la dependencia ha llegado. Ahora el llamado nivel mínimo, es decir, el dinero que se da a las Comunidades por cada dependiente, se verá reducido en un 13%, por lo que las Comunidades autónomas deberán seguir atendiendo a estas personas, pero con menos recursos.
Por este motivo, las Comunidades se ahorrarían unos 280 millones, siempre y cuando se conformen con bajar el 15% establecido ya que tienen permitido reducir la paga de los cuidadores. Las cotizaciones a la Seguridad social que el Gobierno venía pagando a todos aquellos familiares que cuidaban a un dependiente en casa, se suspenderán el 31 de agosto, por lo que a partir de dicha fecha, el cuidador familiar deberá hacerse cargo del 94% del total de la cuota (del 100% si quiere seguir cotizando), con una bonificación del 10%.
Todas las Comunidades podrán tomarse un plazo de dos años, hasta que el dependiente reciba su ayuda, sin que eso genere atrasos que deban pagar a posteriori cuando dispongan de la calificación definitiva como dependientes. También, tendrán un plazo de ocho años para ir abonando a los beneficiarios la deuda contraída por la demora en la concesión de la ayuda más allá del tiempo permitido.

Esta reforma tendrá una serie de consecuencias que recaerán sobre los beneficiarios de las prestaciones de la dependencia, pues más de la mitad son Personas mayores de 80 años y un 21% están entre los 65 y 79 años. Además la mortalidad para ellos no es la misma que para el resto de la población en esas mismas edades, ya que éstos padecen enfermedades y/o discapacidades.
Actualmente hay 260.000 personas con derecho a la prestación que están esperando a recibir la ayuda desde hace ya algún tiempo, y a esta cifra habría que sumar las 60.000 personas, que entran en el sistema cada dos años. Cuando una persona con 70 años, comienza con síntomas de futura dependencia, su esperanza de vida suele ser de ocho años, pero ha de alcanzar la suficiente gravedad, o no valerse por sí misma para que pueda ser declarado dependiente
Analizando la reforma de la ley y los resultados que se derivarán de ella, hace pensar que una magnífica solución para las personas dependientes mayores de 65 años, puede ser las Hipotecas Inversas o Rentas Vitalicias, pues podrán rentabilizar su vivienda, cobrando una Renta mensual con la que poder mejorar sus condiciones de vida. En este caso, pudiendo pagar la cuota del cuidador familiar, sin necesidad de renunciar a los cuidados y atenciones que son indispensables para este colectivo, y poder mantener con ello la calidad de vida que se tenía con la concesión de la totalidad de la ayuda.

 GRUPO RETIRO- GRUPO RENTA VITALICIA MAYORES
http://www.gruporetiro.com/

Pioneros y líderes en España en Rentas Vitalicias e Hipotecas Inversas