Los aficionados al ciclismo organizan estupendas salidas en bicicleta. Cualquier momento es bueno, luego del horario laboral y los días de descanso.

Por: Virginia Prieto

Estas expediciones, aún las breves, resultan sumamente agradables y favorecen la salud, tanto en el plano físico como mental. Cuando aún no se ha comenzado a disfrutar de esta fascinante actividad, cuesta tomar la decisión de coger las bicis de carretera y lanzarse a la aventura, es natural, pero una vez que se empieza ya no se quiere abandonar. Veremos algunos puntos importantes a considerar por quienes han sido picados por el gusanillo y han tomado la brillante decisión de recorrer las pintorescas rutinas del ciclismo.
Cuando la salud es estable y no existen riesgos es viable planificar trayectos cortos a medios, siempre sin excederse ni llegar a la extenuación, sobre todo al principio.
Es fundamental, antes de comenzar las expediciones, hacerse con la equipación necesaria para realizarlas con comodidad. Contar con una bicicleta de buena calidad, resistente y con un sillín ergonómico y confortable, se traducirá en seguridad y comodidad. Otros accesorios de vital importancia son un casco homologado, ropa interior específica y prendas elásticas, apropiadas para ciclismo, como maillots, culotes y ropa térmica cuando es necesaria. Los pies merecen también especial atención. Es preciso protegerlos con calcetines adecuados, calzado resistente y ligero y unas buenas cubrezapatillas protectoras, que aíslan los pies del viento y de la suciedad de las carreteras. Conviene disponer, además, de guantes y gafas que favorecerán el bienestar.
Para superar con éxito los trayectos largos, de algunas horas, una jornada completa o de varios días, se hace necesario equipar la bicicleta con luces, reflectores, bombas, artículos para reparar pinchazos y herramientas básicas. Además hay que disponer de unas alforjas para llevar bocadillos, barritas energéticas, frutas, líquidos y algunos implementos para primeros auxilios. Con respecto a los líquidos, lo ideal es llevarlos contenidos en cantimploras y que sean por lo menos dos: agua y alguna bebida isotónica.
Con esta equipación y muchas ganas de pasarlo bien se realizarán excursiones de cicloturismo espléndidas, plenamente disfrutables y que prodigarán saludable relax y diversión a raudales.


La idea es desarrollar salidas seguras en bicis de carretera, que permitan disfrutar del aire libre en medio de entornos verdes, por caminos sencillos y sin desniveles pronunciados. Una vez superada la primera etapa se apreciará una evolución positiva del estado físico general, aspecto que permitirá cubrir mayores distancias sin problemas.