Cuando decidimos dar el paso y casarnos surgen algunas cuestiones interesantes que debemos tener en cuenta, sobre todo las que atañen a las siguientes preguntas: ¿quién?, ¿cómo? y ¿cuánto?

Por: Sandra Martínez

Cuando decidimos dar el paso y nos involucramos en ese viaje maravilloso que es una boda debemos tener claros algunos aspectos fundamentales para que el asunto sea favorable y positivo y no termine por naufragar, que en ocasiones puede ocurrir que las buenas intenciones se queden en el puerto y solamente salgan a navegar los detalles más negativos. Por eso hoy queremos repasar ciertas cuestiones que tienen que ver con la ceremonia en sí, sobre todo porque somos conscientes de que si has llegado a la conclusión de querer compartir la vida con otra persona es porque lo tienes claro...
Lo primero es lo primero: ¿a quién recurrimos? Es obvio que el universo de las bodas tiene un montón de matices que son controlados por diversos profesionales, así que te tocará lidiar con unos y con otros para poder llevar a término la ceremonia y posterior banquete. Nosotros lo único que podemos recomendarte es que utilices un buen directorio de profesionales y empresas como el que te hemos enlazado al final de este artículo (el link está justo donde pone más información) para que puedas utilizar su formato, su elasticidad y su buen hacer en todo lo que toca a las bodas. Tener controlados en una misma Web a todos los profesionales que se dedican a este tipo de eventos es la mejor manera de no dispersar esfuerzos y no perder el tiempo.
Una vez que sepamos quién nos lo va a hacer, toca saber cómo lo vamos a hacer. Si piensas que esta cuestión es sencilla, ¡cuán equivocado estás, amigo! A la hora de imaginar la ceremonia siempre tenemos pretensiones de ser originales, maravillosos, únicos. Pero luego, bien por desidia o pereza, bien porque no tenemos ideas brillantes, acabamos haciendo lo que otros antes que nosotros ya han hecho. Así que no podemos sino recomendarte que te estrujes la imaginación y busques formas y maneras de hacer lo mismo que hacen otros pero con estilo, o con lo que tú pienses que es adecuado.
Y por supuesto, no olvides preguntarte cuánto te va a costar el asunto. A veces pensamos que con el dinero que vamos a recaudar de la boda nos vamos a poder comprar un montón de cosas, además de poder pagar el evento con largueza. Pero la cuestión no es así, ni mucho menos. A la hora de revisar lo que la gente nos ha regalado se hace notorio que algunos nos decepcionarán hondamente, mientras que otros, sencilla y llanamente, nos dejarán boquiabiertos. Si es de forma positiva o negativa te toca a ti decidirlo...

más información