Con el avance de la tecnología y la llegada de internet cada vez son más los productos o servicios que podemos adquirir a distancia. A menudo se confunde esta posibilidad de hacer las cosas desde casa o con el móvil como sinónimo de algo poco confiable o de poca calidad

Por: Alvaro Julve Sepulveda

 Con el avance de la tecnología y la llegada de internet cada vez son más los productos o servicios que podemos adquirir a distancia. A menudo se confunde esta posibilidad de hacer las cosas desde casa o con el móvil como sinónimo de algo poco confiable o de poca calidad.
Son muchas las personas que piensan que para que un producto o servicio sea de calidad o esté garantizada la calidad es necesario y fundamental el trato personal y el contacto cara a cara.
Esto no es necesariamente lógico. Un ejemplo que nos prueba este cambio es la introducción de trámites a distancia dentro de administraciones públicas. Con la llegada del DNI electrónico son cada vez más las gestiones que se pueden hacer sin realizar largas colas y aguantar tediossas esperas.
Desde hace poco tiempo solicitar el paro, renovarlo, obtener certificados de IRPF, etc. no lleva más de unos minutos usando las claves personales e internet. ¿Significa esto que existe menos calidad o menos eficiencia? Nada de eso.
La sociedad tiende cada vez más a automatizar procesos y agilizar trámites. Otro ejemplo de ello es el mundo del crédito. Pocas personas saben que no es necesario acudir a una entidad bancaria para solicitar prestamos rapidos. Gracias al envío de documentación por correo electrónico y las bases de datos que comparten las entidades financieras totalmente online es posible decidir sobre la viabilidad de un crédito.
El cliente puede así evitar desplazamientos y tener que llevar documentación a varios lugares. Además la seguridad es total en cuanto a que las empresas financieras fiables no cobran por estudios de viabilidad por adelantado ya que solo supone un coste cuando la operación es viable y aceptada por el cliente.
Esta facilidad de tramitación no debe confundirse con la exención a la hora de devolver el dinero. Puede parecer que porque un proceso se ejecute de forma rápida y a distancia exime de cualquier responsabilidad de repago pero no es así. El mundo del crédito se está transformando y en los próximos años se va a producir un avance significativo en temas de financiación a través de internet.
La confianza en las gestiones online no va a ser algo opcional sino necesario en los próximos años.

 mini prestamos
necesito dinero urgente
prestamos personales rapidos