Si tienes una piscina lo más práctico es que hagas un mantenimiento permanente todo el año. Frente al tratamiento de cloración de choque surgen otras opciones, igualmente eficaces e incluso más. Es el caso del ácido granulado

Por: Juan Alvarez

Dado que ya son muy pocas las personas que vacían sus piscinas totalmente una vez acabado el verano, es importante recordar que lo más práctico es que hagamos un mantenimiento permanente todo el año, así evitaremos que se deteriore. Es cierto que podemos reducir la intensidad, pero conviene que no bajemos la guardia, siempre es mejor no tener que tomar medidas posteriores para poder recuperar un agua verde o sucia.

Pero, por muchas precauciones que tengamos, puede que un imprevisto se ocupe de estropear nuestros planes. Una fuerte tormenta o un fallo en el sistema automático de depuración son dos causas frecuentes que acaban por estropear el estado de una piscina.

La buena noticia es que, frente al tradicional tratamiento de cloración de choque que se utilizaba para poder recuperar totalmente el agua, van surgiendo otras opciones, igualmente eficaces e incluso más. Es el caso del ácido granulado que actúa sobre el pH de la piscina de una manera mucho más rápida que los productos tradicionales.

Es importante recordar el papel que juega un correcto nivel de pH en el mantenimiento del agua de las piscinas, pues cuando está demasiado alto favorece la aparición y desarrollo de bacterias u otros microrganismos dañinos. Además de ayudar a que el cloro actúe con mayor eficacia.
 

Además, de conseguir bajar estos niveles de manera mucho más rápida que otros productos, como el tradicional ácido muriático, este nuevo granulado requiere de cantidades mucho menores. De hecho, medio kilo de ácido granulado es suficiente para bajar un punto de PH en una piscina de 50 mil litros.