El dique el Carrizal es uno de los puntos de más belleza de la provincia de Mendoza. Localizado sólo a 60 km de la ciudad capital, parece increíble descubrir un oasis en medio del desierto mendocino. Gran cantidad de actividades acuáticas pueden ser practicadas aquí, como pesca, buceo o navegación a Mendoza tiene lugares de increíble belleza natural, lo que la lleva a ser con más fuerza una opción de calidad para el turismo de todo el mundo. Es por ello que año tras año se inauguran nuevos hoteles en Mendoza que buscan capturar el creciente flujo de turistas que llega a la región. Hay mucho para ver y hacer en Mendoza, y para eso no es preciso trasladarse muy lejos de la capital mendocina, incluso para llegar a lugares perfectos para las actividades al aire libre y el turismo aventura.

A sólo 60 km de Mendoza, hacia el sudeste, descubrimos un magnífico espejo de agua: el Carrizal. Es un lago artificial producto del embalse el Carrizal, que recibe las aguas del río Tunuyán, regulando de muy buena forma su caudal y destinando el vital elemento a las áridas regiones circundantes. Este lago mide 15 km a lo ancho y 4 km de largo, extensamente apto para permitir la práctica de una gran cantidad de actividades.

La pesca deportiva es uno de los deportes más populares. En la región se encuentra el Club de Pesca y Náutica Rivadavia, que brinda todo el apoyo a los pescadores locales a la vez que controla que se cumplan las estrictas disposiciones que tratan de conservar la población ictícola en un nivel aceptable. En estas aguas el rey es el pejerrey, y una de las presas más codiciadas, aunque también se pueden conseguir tarariras y carpas de buen porte.

Las tranquilas aguas del lago se prestan bellamente para la práctica del windsurf y de la navegación a vela. Asimismo es posible practicar buceo, y así poder apreciar la enorme biodiversidad de la región. El lugar es un oasis increíble, con playas ideales para disfrutar del fantástico microclima local. En la temporada estival miles de personas aconvergen a estas costas de suave declive para disfrutar del jetsky, las motos de agua y otras variantes más divertidas para descubrir la vista de la playa desde el lago, como la banana o la biciflot, una especie de bicicletas flotantes con propulsión a pedal.

Las posibilidades de alojamiento en Mendoza en la zona del Carrizal son muy grandes. Así, es posible encontrar hoteles de buena categoría, como también campings o alojamientos rurales, estos últimos con la posibilidad de disfrutar de las actividades campestres como las cabalgatas o el trekking, por alguno de los muchos rincones que en las márgenes del espejo de agua atesoran para los visitantes.

Jorge Alberto Guiñazu
hoteles en Mendoza