Todos pensamos q nuestra historia de amor es ùnica en el mundo, que lo que sentimos escapa a la sensibilidad de los demás. Este es otro amor ùnico.

Por: E. Rivas

Todavìa somos capaces de estrenar sensaciones. Porque nada ha sido definitivo. Porque todo ha sido provisional. Eternamente provisional. Siempre ahì pero nunca a ciencia cierta bajo qué forma. Irremediablemente. Estar en casa con la puerta abierta... Confianza amasada lentamente, sabiduría cultivada con el paso del tiempo compartido. Un centìmetro màs, màs profundo cada vez, y todavía tan lejos del centro y sin saber qué vendrà. Complicidad en todo, sintonia permanente y absoluta. Tan antigua... Tan ùnica. Lo q mueve el mundo en dosis de vértigo. Al fin descubierto y casi desnudo. La película de tu vida. A pesar de simas oscuras enterradas, a pesar de necesidades dispares. Y en la cumbre de esta descomunal montaña, el engranaje perfecto en mil versiones. El descubrimiento y colonización de los relieves, el descifrado del mensaje oculto y desconocido hasta por el propio portador. Y màs dosis de vértigo. La espera. La calma. La madurez. Universo privado. Imperecedero. Siempre nuevo. Siempre siempre.
E