La importancia de inculcar o enseñar los valores a los niños, para que se comporten de una manera correcta en la sociedad, y la familia como principal escuela de velores.

Por: Platon Ramirez Tellez

Los seres humanos se enfrentan a problemas y decisiones complejas en el transcurso de su vida y los valores actúan como fuerzas directivas de acción, pero estos con frecuencia entran en conflicto debido a la poca claridad de los valores en la sociedad.

La labor de educar no solo corresponde al ámbito escolar, sino que le corresponde también a la familia y a la sociedad porque son espacios que tienen una responsabilidad compartida en el área de la educación.

Los valores son perfecciones o bienes, que se encuentran en los seres y en las acciones, y no son solo para tener o poseer, sino también para dar y reconocer a los demás. El educador debe de promoverlos en sí y en su entorno a través de actos eficaces.

Otro nombre que se le da al valor es el bien, durante la niñez y juventud vamos adquiriendo valores que determinan nuestras actitudes y decisiones, pero cuando no se tiene un fundamento sólido sobre el cual basar los valores, las actitudes y decisiones son erróneas, los valores están integrados a nuestras acciones.

Los niños van adquiriendo o asimilando los valores por la observación directa de sus padres y otras personas que los rodean, debido a esto el niño puede emplear mal esa libertad y cometer errores.

La familia como núcleo de la sociedad, es la principal escuela de valores por contagio, todos los padres quieres que sus hijos sean felices. Uno de los principales valores que se le deben inculcar a los hijos es el de saber amar porque, cuando se aprende a amar se aprende todo. Enseñar al niño a perdonar es colaborar con la paz.

Los padres son como espejos donde se ven reflejados sus hijos, por eso se tienen que ser coherente con lo que hacemos y decimos. Los valores se transforman en virtudes por el esfuerzo personal.

También se debe enseñar al niño a una temprana edad el valorar el trabajo, un trabajo bien hecho conlleva a virtudes como son: espíritu de servicio hacia los demás, lealtad, humildad, etc.

Cada familia tiene su estilo y determinara los valores que quiere transmitir a sus hijos. Estos valores se podrán contagiar fácilmente si se vive con alegría y constancia en las cosas sin quejarnos. No trata de hacer cosas imposibles sino empezar por nosotros mismos realizando las cosas pequeñas con constancia

Platon Ramirez Tellez
Alumno de la Maestria en Liderzgo Desarrollador