Saber qué es la meditación y cómo meditar, nos puede ayudar mucho a tener una vida más relajada y tranquila. La meditación es muy recomendable por los beneficios que aporta.  Tal vez creas que la meditación es una práctica exótica asociada con las religiones orientales, o crees que se puede hacer sólo en posiciones especiales con las piernas atadas de maneras inverosímiles y las manos entrelazadas de una manera determinada, o tal vez piensas que la meditación es necesaria para llegar a ser un “santo”. Afortunadamente, ninguna de estas ideas se corresponde con la realidad.
Meditar es permanecer en silencio, en una postura cómoda y dejar que los pensamientos fluyan espontáneamente sin interferir en ellos, para ello existen muchas técnicas que iremos viendo en diferentes artículos que se publicarán en este blog. Como meditar o qué técnica utilizar depende de cada persona. Todas las técnicas son buenas, depende de cuál te venga a ti mejor o con cual te identifiques más
Meditar regularmente puede transformar y mejorar tu calidad de vida. Es una forma sutil de educar al cuerpo a mantener la calma, a recargar energía y a potenciar la claridad y el estado enfocado de la mente y ayuda a conseguir bienestar físico, emocional y mental. La meditación permite a la mente calmarse y descansar en niveles profundos de relajación.
Con la meditación, se realiza un cultivo armónico de la mente que nos permite aprender a encauzar positivamente el pensamiento. Esta práctica tiene como finalidad potenciar los recursos mentales con el fin de purificar el inconsciente y mejorar la calidad de vida psíquica y la afectividad. Esto lleva inevitablemente a ir consiguiendo paulatinamente paz interior.
También nos ayuda a superar la ansiedad y frenar el estrés adquiriendo sosiego y equilibrio. La respiración es fundamental para su práctica. Inhalar por la nariz y exhalar por la boca pausada y rítmicamente es un elemento común en todas las técnicas que existen. Es una actividad que ha de realizarse a nivel personal, por tanto el comienzo de la búsqueda debe nacer de la necesidad de nutrir el interior y de encontrar alivio y paz. Al entrar en una nueva etapa sensorial se equilibran las emociones y se hallan posibilidades inagotables a la hora de establecer un orden interno.
La meditación no es algo místico, sobrenatural o inalcanzable. No está pensada sólo para una élite culta que se dedica al estudio de las religiones orientales, está al alcance de todos independientemente de su afiliación religiosa, nivel cultural o cualquier otra consideración. A pesar de que la mayor parte de las meditaciones están inspiradas en antiguas y modernas tradiciones espirituales (sobre todo orientales), meditar no requiere una afiliación religiosa específica. Es una práctica estrictamente personal y la motivación para llevarla a cabo puede ser simplemente que deseas sentirte mejor o más tranquilo.
Para empezar a notar los beneficios de meditar hace falta una práctica regular, dedicarle unos minutos al día en los que debes estar en un lugar sin ruidos y sin que te molesten. Para empezar con que le dediques 20 minutos al día es suficiente, luego paulatinamente tu propio cuerpo y tu mente te irá pidiendo más ya que tú mismo notarás los beneficios y serás tú el que poco a poco le vayas dedicando más tiempo.
Existen muchos beneficios físicos, psicológicos y espirituales. En primera instancia para equilibrar nuestro cuerpo y, en segunda, para contrarrestar el desgaste al que nos vemos sometidos por el tipo de vida que llevamos. Especialmente las personas que viven en grandes ciudades y están sometidos a las prisas, el estrés, el tráfico… A lo largo del día se van acumulando tantas preocupaciones y tensiones que al final de la jornada se acaba literalmente agotado. El desgaste mental cansa muchísimo más que el físico, además de que nos dificulta el sueño.
La única manera de que experimentes en tu persona los beneficios de meditar es que empieces a hacerlo. Iremos viendo en esta sección tanto técnicas de meditación como cuáles son los principales beneficios de meditar.
 Guillermo Rospigliosi
www.exitopersonal.net