México es uno de los países más ricos en cultura y diversidad, también es una expansion territorial llena de tradiciones con arquitectura que impactará tu sentido de la vista.

Por: Karla López

La Riviera Maya es un paraíso caribeño de playas apacibles que combinan toda la gama de azules con el dorado de sus arenas. Sus aguas se mantienen a la temperatura ideal para que cualquier actividad que decidas realizar sea la más divertida y refrescante experiencia de tu vida.
Si te encuentras en el Caribe mexicano, no puedes perder la oportunidad de visitar la Riviera Maya y satisfacer tus impulsos más aventureros, o simplemente relajarte en la tranquilidad de sus arenas. Además de sus encantadores poblados e incontables playas vírgenes, podrás bucear en mar abierto o en cavernas; pasear a caballo, practicar esnorquel, visitar parques naturales o sumergirte en caletas. Además, los amantes del sol no quedarán defraudados con el envidiable clima que ofrece la costa este de Quintana Roo, en la Península de Yucatán.
El punto de partida de esta emocionante travesía es Puerto Morelos y, a partir de ahí, no habrá un momento oportuno para parpadear, pues la ruta continúa por lugares de enigmática belleza como Playa del Carmen, Puerto Aventuras, Akumal, y Tulúm, el único sitio arqueológico en todo el mar Caribe. Finalmente, el último eslabón de esta exuberante cabalgata es Carrillo Puerto, un destino que posee la dupla perfecta entre vestigios coloniales con tradiciones mayas.
Más allá, siguiendo la Riviera, esperan Tulúm y la Reserva de la Biósfera Sian Ka′an, que significa “Puerta del cielo”. Todos estos sitios, extendidos a lo largo de más de 120 kilómetros de litoral sobre el Caribe, se encuentran entre los destinos más visitados del mundo, como la imponentes zona arqueológica de Cobá, la casa de la pirámide más alta que los mayas edificaron en Quintana Roo.


Sin duda, visitar este destino mexicano será una experiencia inolvidable.