Con los sistemas biométricos es posible erradicar los problemas de los antiguos mecanismo de control de asistencia. Esto es posible con un reloj biométrico.

Por: Kevin Pricer

La petición por sistemas y dispositivos de seguridad aumenta a cada instante. Sin importar si la economía está en recesión porque la seguridad siempre será una prioridad. De hecho, muchas empresas y personas prefieren sacrificar otras cosas pero no la seguridad. La protección no puede se descuidada, considerando los peligros a las que personas, propiedades, mercancías e instalaciones están expuestas.

Luego de varios atentados terroristas, la seguridad, en varias naciones del mundo, ha sido aumentada y es por ello que, los sistemas tradicionales de vigilancia han sido desplazados por otros más modernos o fortalecidos con la ayuda de elementos adicionales. Estos sistemas más modernos son, por lo general, dispositivos biométricos.

Los sistemas biométricos seguramente son la mejor opción, en la creación de un control de acceso. De este modo, muchas empresas dedicadas a la seguridad, sugieren la implementación de un sistema de control de acceso, basado en el reconocimiento facial. Un sistema de este tipo es comúnmente usado para controlar el acceso a recursos o instalaciones y cuenta con un diseño tecnológico, que captura detalles de los rostros de las personas. Estos detalles son luego guardados en una base de datos, en una computadora. Cada vez que un individuo regrese, el software lleva a cabo un proceso de comparación entre los patrones nuevos y los almacenados, el resultado de esta comparación determinará si se permite o no que ese individuo ingrese a un lugar en particular.

Mediante un proceso muy simple, los lectores de rasgos faciales establecen un sistema de seguridad eficiente, para la protección de instalaciones. Esto hace que sea posible usar estos mecanismos en un control de acceso, en el que las puertas se automatizan para que sólo se abran ante personas, que han sido registradas en la base de datos.

La biometría del rostro brinda varias ventajas en comparación con otros sistemas biométricos. Por ejemplo, los sistemas de escaneo de huellas digitales pueden verse afectados por cosas como polvo, humedad o dedos en mal estado. De hecho, existen personas que no cuentan con huellas digitales, debido a accidentes o enfermedades. En un sistema de reconocimiento facial, moderno, no es necesario hacer contacto con ningún lector, porque se usan cámaras que fotografían la cara de los usuarios, para comparar dicha foto con la información almacenada en la memoria del sistema.

Los sistemas biométricos, de reconocimiento facial, no sólo son ideales en un control de acceso a instalaciones, sino también para controlar el acceso a información privada o a redes de informática. De esta manera, dichos sistemas son una de las mejores opciones del mercado.

Un reloj biométrico es de mucha utilidad, para llevar un registro de horas laboradas. Los sistemas biométricos pueden determinar cuánto ha laborado una persona.